JOSE DIAZ GALAN

La vida de cualquier artista nunca fué fácil

Con ocho años, por las tardes vendía caramelos, almendras, helados etc... en los descansos del Palacio del Cine.

Entre descanso y descanso, hacía los recados del dueño del restaurante del Círculo de Bellas Artes y a otro que tenía en la Calle Caballero de Gracia.

Para acceder a las cocinas del restaurante del Círculo de Bellas Artes lo hacía por la escalera de servicio, 1 o 2 pisos más abajo del cine.

Si no tenía nada que hacer entre descanso y descanso me ponía a dibujar en una de las mesas de la cocina; una tarde realizando un dibujo, había un señor observándome, al finalizar me preguntó si quería aprender a pintar, le dije que si (era pasión , siempre con un lapicero en la mano).

 Este señor me dió una tarjeta de visita y en ella había una corona y debajo: Mariano Giribet "Sastre Real" Puerta del Sol 13 1º.

(toda la planta con vuelta a la Montera era la sastrería)

Fuí al día siguiente, me recibió un sirviente uniformado, le dí la tarjeta , me dijo que esperara.

En la sala de espera había una reproducción de La Cibeles con una cadena alrededor, depués supe que la cadena era de oro y pesaba ocho kilos.

Poco tardó el sirviente con el Señor en aparecer, al verme como iba vestido le dijo: - vaya usted a Segarra y Cortefiel, le viste y le calza, despues coja el coche y le lleva al estudio del Sr. Tavera (Don Pedro Martinez) en la Calle San Bernardo 46, para que le de clases de dibujo y pintura, despues hablaré yo con Él para que me pase todos los meses los gastos.

Don Pedro Martinez- Tavera era catedrático en el Círculo de Bellas Artes.

Se me pasó (que yo iba limpio) solo que los pantalones llevaban culeras y las zapatillas de tela empezaban a romperse por los dedos.

Por las mañana estudiaba pintura, por las tardes seguia vendiendo en el Palacio del Cine y por las noches de 10 a 1 iba a estudiar al Observatorio (entrada del Retiro por la Cuesta Moyano).

Allí daban clases gratis a las personas con pocos estudios, estuve unos tres años hasta la edad de 12 años.

ASI EMPEZÓ TODO

Las cosas se torcieron, después de un tiempo Don Pedro me dijo que Don Mariano no podría pagarme los estudios y los gastos que conllevan carboncillo, láminas, colores etc...(pues Don Mariano se tuvo que ir a Mexico) que fuera pensando que iba a hacer (corrian malos tiempos después de la guerra y él también lo estaba pasando mal).

Entonces le propuse limpiarle el estudio, pinceles, paletas, etc... y atender a los estudiantes de arquitectura que iban a aprender a dibujar (la universidad entonces estaba en la acera de enfrente) a cambio que me siguiera dando clases ,"aceptó" como vió mi interés en continuar, casi hacían los estudiantes lo que yo tenía que hacer, se volcaron conmigo.

Como en casa se necesitaba, me coloqué en un taller de carteleras de cine en la calle Silva, en el taller del Seños Archilla (medalla nacional de pintura). Por las tardes estudiaba y arreglaba lo poco que dejaban por recojer, por las noches iba al Observatorio a las clases.

imagendiazAprendí pronto la tecnica de las carteleras, como en casa se necesitaba, a los 15 años me ofrecí a varios empresarios de cine para pintarles las  carteleras; etapa muy dura , yo no tenía local, y yo no se por qué, se conoce que me vieron un crio y les caí bien y me buscaban un sitio para pintarlas detrás de las pantallas de los mismos cines (había mucho espacio) seguí en el estudio y pintando carteleras, llegando a pintar hasta 17 cines a la vez (durante una etapa)  y el teatro de la Latina.

El teatro de la Latina empezaba a pintarlo a la 1 de la madrugada cuando terminaba la función, esto se hacía cada tres o cuatro meses.

Como anécdota, después de la función, los artistas se quedaban a ver como los pintaba, Antonio Garisa, Mari Begoña, Tomas de Antequera, Marifé de Triana, Juanito Valderrama, La Niña de la Puebla...

Con 17 años (1951) las carteleras iban de capa caida, la pintura al oleo no se vendía, la gente ponía en su casa una litografía y se arreglaba.

Mi hermano mayor me propueso entrar en CASA (actualmente EADS CASA)  de aprendiz , primer año cosa  harto arriesgada, pero acepté viendo el panorama de la pintura, al poco tiempo lo vi fácil, a los 5 años ya era oficial de primera mecánico fresador.

En esa época empecé a hacer maestría industrial de oyente (la terminé felizmente) toda la carrera por la noche.

Mientras tanto trabajaba de mecánico , pintaba carteleras, algun que otro cuadro al oleo, estudiaba y llegué a hacer alguna exposición colectiva (El Diario El Pueblo, en salones del Sindicato en Gran Via, entre otros).

También realicé la decoración para varios stands de la antigüa Feria del Campo, hice algo de escenografía con el maestro Redondela (Agustín Redondela).

Con 24 años me casé (maravillosa mujer siempre aguantando los sinsabores que da el arte).

Con 25 años tuvimos una niña, tuve que buscar donde ganar un poco más de dinero,  hice la prueba en ENASA donde me fuí ganando cuantro veces más.

Vinieron dos hijos varones, yo busqué un trabajo más rentable que las carteleras, por aquel entonces, el "boom" inmobiliario era enorme, me dediqué a pintar carteles para venta de pisos.

Muy duro, me levantaba a las 5h40 y solía acostarme entre las 12 y la 1 de la madrugada, incluso domingos y festivos.

Eso me permitió levantar la casa donde vivo y dar carrera  a los tres hijos.

Con mis conocimientos de matemáticas e interpretación de planos (los planos los realizó un arquitecto) con los hijos, hermanos y amigos hicimos la obra.

Ya con 60 años (1994), mi mujer me planteó definitivamente volver a pintar sobre lienzo y me dijo : - para ser los más ricos del cementerio siempre hay tiempo -  (después de esas palabras no lo pensé).

La etapa que vivo desde entonces es de la más hermosas, pues aunque hay día que me paso pintando entre 10 y 12 horas, es lo mejor que me puede pasar (ahora con 80 años) soy feliz haciendo lo que más me gusta

Madria a 1 de abril de 2014

Jose Diaz Galán | Pintor

 

 

 

BANNERDIAZGALAN 2

 

CONTACTO

+34.696.088.739

AGRADECIMIENTOS